La rotación en los pisos de alquiler baja a la mitad por la pandemia y debilita el mercado inmobiliario en Bizkaia

  • NOTA DE PRENSA DE ARRENDAMIENTO 10.
  • Antes de la pandemia, las bajas o rescisiones de viviendas de alquiler suponían una media de 3 por cada 100 pisos al mes. En la actualidad son 1,5.
  • Del mismo modo, la estancia media en las viviendas de alquiler ha crecido a cerca de los 4 años en los últimos meses.
  • Todo ello reduce aún más la oferta de pisos de alquiler y debilita el mercado inmobiliario vizcaíno.
  • La demanda, sin embargo, sigue al alza. Los pisos ahora se alquilan, de media, en 12 días, cuando antes de la pandemia se necesitaban 35 días.

BILBAO, 6 de septiembre de 2021. La tradicional rotación en los pisos de alquiler se frena a causa de la pandemia. El índice de bajas por parte de los inquilinos ha descendido a la mitad en los últimos meses, y ha pasado de las alrededor de 3 bajas mensuales por cada 100 pisos que se daban antes de la pandemia, a las 1,5 actuales, según el informe ‘El alquiler durante la pandemia en Bizkaia’ elaborado por la firma inmobiliaria bilbaína Arrendamiento 10.

Del mismo modo, la estancia media en los pisos de alquiler se ha incrementado ligeramente y ha pasado de los 3,6 años de media de antes de la pandemia a los cerca de 4 años actuales, según el mismo estudio. Todo ello, además, tiene consecuencias en el ya debilitado mercado del alquiler vizcaíno. “La oferta de pisos de alquiler se ha resentido aún más; los inquilinos que antes cambiaban alquiler por la compra siguen de alquiler”, explica Igor Godoy, director de Arrendamiento 10.

La incertidumbre económica y social que ha generado la pandemia, unida a una escasa oferta, es la principal causa para este decrecimiento en las bajas o rescisiones del alquiler, según el argot inmobiliario. “Los inquilinos, las familias, optan por no tomar decisiones vitales como es el cambio de piso”, sostiene Godoy. Antes de la pandemia, el cambio de vivienda, la rotación, era más frecuente con diferentes objetivos: búsqueda de nuevas zonas, pisos más amplios, más económicos o, directamente, la compra de una vivienda.

Ahora, “todas esas decisiones quedan aplazadas en muchos casos”, explica el experto inmobiliario. Y todo ello lleva a que la oferta inmobiliaria sea aún menor. “Con la rotación, la oferta de pisos en alquiler fluye mejor, los precios también, pero con la pandemia todo se ha resentido, el mercado inmobiliario ha quedado más debilitado”, explica.

Inseguridad jurídica

A todo ello se le añade la dificultad de muchos propietarios para poner en alquiler viviendas vacías. La inseguridad jurídica derivada de los últimos cambios legislativos disuaden a los propietarios a la hora de poner en alquiler los pisos. Junto  a ello, la dificultad de encontrar inquilinos solventes y la escasa rentabilidad que ofrece la vivienda de alquiler en pisos sin rehabilitar son también causas para que los propietarios decidan no poner un piso en alquiler.

No obstante, los responsables de Arrendamiento 10 ven motivos para el optimismo, dado que los datos que arroja el informa se circunscriben a la pandemia. “Creemos que es algo coyuntural; una vez que vaya pasando la pandemia, las aguas deberían volver a su cauce”, admite Godoy.

Por el momento, la  demanda del alquiler sigue al alza tanto en Bilbao como en Bizkaia. Una de las pruebas más fehacientes es que el tiempo que cuesta alquilar un piso se ha reducido a más de la mitad. En la actualidad, de media, los pisos se alquilan, por término medio, en 12 días, cuando antes de la pandemia ese tiempo alcanzaba los 35 días.

De ahí que la inmobiliaria bilbaína solicite medidas concretas para facilitar la salida al mercadode las viviendas vacías y para construir vivienda nueva dedicada exclusivamente al alquiler. Para ello, exige ayudar a los propietarios, por medio de la fiscalidad, a rehabilitar las viviendas. Además, Godoy asegura que son necesarios cambios legislativos para aflorar la vivienda vacía sin que penalice al propietario. “El IRPF del 20% que se aplica al rendimiento de un alquiler hace que muchas veces la rentabilidad no será la óptima”, explica.

El 90% de los propietarios de pisos en alquiler de Euskadi son pequeños propietarios, individuales, pensionistas, familias o autónomos que complementan sus sueldos o pensiones con el alquiler; nada tiene que ver con grandes propietarios”, explica el experto inmobiliario.

Así, según las conclusiones de Arrendamiento 10, el problema social de la vivienda, de la necesidad de vivienda, se ha trasladado a los propietarios, por medio de la protección legislativa al inquilino.  “El alquiler es rentable, especialmente para el pequeño propietario, que es la mayoría, pero no podemos agobiarle fiscalmente”, resume.

READ MORE