Cuando se tiene un piso sin uso en propiedad, ¿cuál es la mejor opción? ¿Venderlo o ponerlo en alquiler?

Cuando hay una necesidad concreta detrás, como puede ser comprar una segunda vivienda, invertir en un negocio…, la venta puede ser una solución para generar ingresos inmediatos. Sin embargo, si no existe esa necesidad imperante, el piso en alquiler es una opción óptima en términos de rentabilidad.

Igor Godoy, Abogado-Dº Patrimonial, responsable de Arrendamiento 10

En el banco, invertido el dinero que se obtiene de la venta, nunca va a obtener los mismos beneficios que el alquiler. Ante una vivienda vacía, el banco no es buen negocio, en ningún caso. Valga un ejemplo. Un piso que se vendería por 120.000 euros, puesto en alquiler con una renta de 600 euros, un precio moderado, obtendría una rentabilidad de del 6% anual. Y ningún producto financiero va a lograr dar ese dinero.

De este modo, el alquiler funciona como un producto financiero, pero de una manera mucho más rentable. El alquiler es, pues, la opción adecuada para un piso vacío, ya que, aunque resulte obvio, una vivienda vacía es, simplemente, un gasto continuo.

Habrá que tener en cuenta en primer momento, no obstante, si una vivienda vacía (una herencia, por ejemplo) es apta para su puesta en alquiler, principalmente, si ha estado sin uso durante muchos años.

En realidad, poner en arrendamiento un piso no requiere de grandes obras, pero sí de una reforma somera que haga agradable la estancia al inquilino. La reforma no tiene por qué ser integral o de diseño, aunque se recomiendan tener ventanas aislantes, calefacción y, por sus puesto, contar con electrodomésticos.  De otra manera, no es determinante el ‘gotelé’ de los años 80, pero sí aquellos elementos que permitan al inquilino pasar su día a día de una manera cómoda.

Un piso que se vendería por 120.000 euros, puesto en alquiler con una renta de 600 euros, un precio moderado, obtendría una rentabilidad de del 6% anual. Y ningún producto financiero va a lograr dar ese dinero.

Según los cálculos de Arrendamiento 10, un piso vacío desde hace años va a requerir de una inversión aproximada de 12.000 euros, dirigida, principalmente, a los cambios a los que hemos hecho referencia. El propietario va a recuperar esta inversión en el plazo de dos años, y, a partir de ahí, va a generar ingresos, máxime cuando el tiempo de estancia medio de un inquilino es de 5 años.

El alquiler, como modo de vida, ha llegado para quedarse. Es el plan de vida de muchas familias durante muchos años, aunque su objetivo final sea la compra. Pero el escalón previo a la compra dura, ahora, muchos años, e, incluso, en muchos casos, se alarga toda la vida. Todo ello hace que el alquiler de la vivienda, para el propietario, se transforme en una alta rentabilidad asegurada

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Hablamos?